Archivo de la etiqueta: recuerdos

Mejora tu memoria I: Sé consciente y haz asociaciones

Vamos a empezar una serie de posts los cuales voy a publicar diferentes hacks para mejorar la memoria. Todos estos consejos lo he sacado del libro How to develop a super power memory y he comprobado que realmente funcionan y no como lo que decían que hicieses en el “cole”. Ahora pensareis: ya se me ha pasado el tiempo de estudiar, tengo mala memoria y todo eso. Pero nada más lejos de la realidad! Creéis que Einstein hubiera formulado sus numerosas teorías si no hubiera recordado la física más elemental? Además como ya veréis en posts posteriores, también es aplicable a otros aspectos de la vida cotidiana. Así que dadme un voto de confianza y leed esto 😉

El principio básico de la memoria es que no se puede recordad si nunca se ha sabido o no se ha sido consciente. Me explico, ¿cuantos peldaños tienen las escaleras de tu casa? No lo recuerdas? Será que no los has subido nunca o que nunca has reparado en ello. Ok Vamos a algo más fácil, ¿que tienes sobre la mesa ahora mismo? Te has dejado algo? Pues es normal, el primer paso para recordar las cosas es haberlas memorizado antes. La memoria nunca olvida, lo que pasa es que o no prestamos atención por lo que nunca llegamos a saberlo o que se olvidan los enlaces para acceder a una determinada dirección de memoria en nuestro cerebro dónde está almacenada dicha información. Tenemos que prestar atención.

Ahora que ya sabemos que tenemos que prestar atención a lo que queremos recordar vamos al segundo paso. ESTO ES MUY IMPORTANTE y es la base de lo que aprenderás con posterioridad, así que PRESTA ATENCIÓN.

Para recordar una lista de objetos o cualquier cosa tenemos que relacionarlos entre ellos. La memoria se basa en un sin fin de relaciones. Ahora viene el “hack” también conocido como truco. Para hacer estas relaciones tenemos que visualizar los dos objetos y relacionarlos de una forma ridícula. Cuando hablo de visualizar me refiero a verlos mentalmente y de forma ridícula puede ser de los siguientes modos:

  • Exageración: Algo extremadamente desproporcionado. Por lo que si tienes que recordar un pez puedes visualizarlo de tu tamaño.
  • Sustitución: Por ejemplo si tienes que asociar cigarro con clavo puedes hacerlo visualizando que te estas fumando un clavo. También puede ser un pez durmiendo en una cama.

Estos son los que me creo que son más esenciales ya que los demás me parecen una variación de estos.

Puestos a explicar os digo que a mi lo que me funciona es juntarlo todo. Objeto encima objeto sin que se caiga nada (mentalmente por supuesto). No me preguntéis porque, lo primero que os venga a la cabeza es lo mejor, vuestro subconsciente lo sabe 😉

 Ahora aplicando los trucos anteriores probad cuantas de estas palabras recordáis (hacedlo concentrados):

Alfombra, botella, papel, ventana, cama, pez, silla, portátil, teléfono, clavo, cigarrillo, televisor, plato, donut, coche, café, boli, micrófono, gafas y reloj.

Es un total de 20 objetos, en la primera lectura yo recordé 15 (soy estudiante y tal) y en la segunda me los aprendí todos. Estos son prácticamente los mismos que hay en el libro.

Espero haberme explicado bien, si necesitáis más ejemplos me dejáis un comentario y escribo algunos ejemplos más.

Yo ya era emprendedor antes de saberlo

El otro día esas reflexiones transcendentales que haces en la cama antes de ir a dormir se me pasaron por la cabeza un par de momentos de mi vida. Unos momentos algo alejados, distantes en el tiempo entre ellos.

Antes de los 10 años ya había “montado” dos “empresas”, (notese que montado y empresas están entre comillas).

A una temprana edad y no recuerdo en que orden “monte” una tienda y una empresa de limpieza.

La tienda consistió en poner una paradita el día de la feria del pueblo para vender los juguetes viejos que ya no usaba. Mi idea fue ganar algunas pesetas (imagínate si hace ya tiempo! :O, creo que tenia 8 u 9 años!!! era un crío!). Creo que saqué unos cuantos miles de pesetas :P, luego ya ni me acuerdo de lo que hice con lo ganado. Para conseguirlo tuve que ir a pedir permiso a alguien y coger una parcela vacía.

Mi otra “empresa” como ya he dicho fue crear un servicio de limpieza, con un amigo/socio. Con esta triunfé menos ya que solamente nos contrataron familiares. Y limpiamos un jardín y un par de aceras de frente las casas de nuestros familiares. Aunque nuestros recursos de marketing fueron buenos, no nos contrató nadie más que nuestros seres queridos. Conseguimos un anuncio en una revista semanal del pueblo en el que nací, al final nos lo dio por pesados creo :P, pero quien no llora no mama. Una pena que nadie más se interesase por este servicio.

Hasta aquí he explicado mi vida, a modo de recuerdo, ahora toca la conclusión.

Posiblemente muchos chavales sean emprendedores desde el nacimiento, quizás otros se hagan porque lo han visto en sus padres, otros porque creen que es necesario… Lejos de asumir que esto es innato, creo que se puede incentivar que la gente emprenda, poniendo facilidades para hacerlo incentivar a los que ya lo llevan a la sangre y motivar a los indecisos.

Dejadme que monte mi empresa en una semana! No me cobréis iva si aun no he facturado! No me pidáis 5.000 controles! Dejadme hacer, que ya soy grandecillo para espabilarme!

Y sobretodo amigos, emprended!