Archivo de la etiqueta: información

Los “how to” de mi dieta de información

Des de siempre he tenido sed de información. He pasado muchas hora leyendo libros y navegando por internet. Me atrevería a decir que ha sido en cierto modo una bendición. Me ha ayudado a ser más “open-minded” y tener un conocimiento más amplio sobre muchas temáticas distintas. Pero me da la sensación que últimamente se está convirtiendo en una maldición.

Por “culpa” de Carl Newport hace ya algún tiempo que le estoy dando vueltas a la cantidad de información que consumo por internet. La información que consumo es principalmente escrita pero también consumo algunos poadcasts y vlogs. Aunque intento concentrarme solo en piezas de contenido relevantes, el problema sigue siendo que hay mucho contenido flotando por las redes. El tiempo del que dispongo como ser humano son 86.400 segundos al día (como todos) y esto como todos sabemos es un bien limitado y escaso.

Des de hace ya un tiempo estoy acogiendo el minimalismo como el mejor estilo de vida del siglo XXI. En una sociedad dónde lo podemos tener todo tenemos que auto imponernos límites. El minimalismo fue originado para dar un poco de freno en la sociedad consumista que hemos creado pero pienso que también se tiene que aplicar a todos los aspectos de la vida (información, amistades, hobbies y evidentemente posesiones).

Para descargar mi cerebro de estímulos he decidido tomar un plan de acción al respeto. Las acciones que he tomado tienen el objetivo de reducir en input que tengo y superar un poco el FOMO (fear of missing out o miedo a perdértelo). Para conseguir una dieta más limpia he tomado los siguientes pasos:

  • Limpié todas las listas de tareas pendientes, artículos por leer, poadcasts por escuchar y vídeos para ver. Lo hice viéndolos en la mitad de los casos y la otra mitad eliminados sin piedad.
  • Cada vez que recibo una newsletter que no me gusta me doy de baja sin miedo a perderme futuras buenos emails. En algunos casos ya hacía tiempo que no la leía pero la conservaba por el “y si…”.
  • En mis RSS, twitter y otras redes sociales he hecho unfollow de blogs y cuentas que ya no me aportaban información útil. Ya sea porque mis intereses han cambiado, porqué he encontrado un substituto de más alta calidad o simplemente porque no llegaban al baremo mínimo de estándares de calidad.
  • De mi móvil he eliminado todas las apps que no usaba des de hacía más de un par de semanas.
  • De la lista de series que sigo he eliminado todas las que miraba por rutina más que por disfrute personal.

Pero no se va a quedar siempre limpio y ordenado si lo organizo solo una vez. Se tienen que crear mecanismos para evitar caer en los mismos problemas una y otra vez. Para mantener mi espacio digital más organizado y limpio estoy y voy a seguir usando los siguientes pasos:

  • Cada pieza de contenido que haya sido consumida será eliminada previniendo acumulaciones de “y si lo necesito más adelante”. El futuro siempre es incierto y en caso de necesidad se puede volver a buscar la información.
  • Al final de cada semana cualquier pieza de contenido que no haya sido consumido también será eliminada evitando que se acumulen listas de artículos por leer.
    Los emails y las tareas que requieran una acción por mi parte lo haré en el momento evitando dejarlos en “para luego”.
  • Referente a las redes sociales voy a seguir un horario estricto. Solo las voy a mirar un par o tres de veces al día y de forma muy rápida. En el caso de Facebook solo lo voy a usar a modo de networking por lo que voy a subir el mínimo posible de contenido no voy a dar likes a las publicaciones de la gente y solo voy a usar el chat. En el caso de twitter simplemente voy a pasar 10-15 minutos cada vez leyendo lo que me parecía interesante al momento sin guardar artículos para más tarde.
  • Para seguir manteniendo un input mínimo solo voy a añadir lo que me parezca increíble y voy a eliminar todo lo que me parezca que ya no me aporta nada nuevo. Pero además voy a remover las notificaciones para evitar una actitud reactiva a los eventos.
  • No empezar ninguna serie nueva que no sea increíblemente buena y si alguna en algún momento se me empieza a hacer pesada simplemente dejar de verla.

Esto no creo que sea la solución definitiva pero creo que si que es un buen comienzo. Además siendo sinceros siempre me quedará la sensación de que me voy a perder algo pero lo que me aportará será más tiempo para dedicarme a tareas más productivas. Porque al final “get things done” es lo que importa.

Porque he decidido no borrar a nadie más de Facebook o el porque las conexiones débiles importan

Prácticamente des de que me abrí una cuenta en Facebook he ido eliminando los “amigos” con los que perdía el contacto. Ya sea porque nos dejamos de ver o porque hemos ido perdiendo los intereses comunes. De este modo siempre tenía las personas con las que compartía más tiempo y a los que quería también dedicar más tiempo de calidad. De este modo tenía una cuenta minimalista.

He mantenido mi perfil entre 200 y 300 personas durante años hasta que di con un artículo que explicaba porque mantener el contacto con conocidos (conexiones débiles) es importante. Mientras que las conexiones fuertes (amistades) son difíciles de sostener en cantidad. El valor de estas recae en como de fuerte sea esta conexión. Contrariamente, con las conexiones débiles lo que importa no es intensificar la fuerza de la conexión si no la cantidad y variedad de ellas. Aunque ciertamente obtener una conexión débil es el primer paso para hacer una amistad no siempre puede evolucionar la relación de este modo.

Una persona con la que mantenemos una relación más íntima (conexión fuerte) se tiende a compartir muchos más que intereses comunes. Con alguien con quién tienes una conexión fuerte uno tiende a compartir espacios, actividades y (atención) círculos de contactos. Estos factores determinan que sea una conexión fuerte.

Si con las conexiones fuertes se comparten círculos de amistades y actividades existe una redundancia de información que ya se obtiene de primera mano u por otras amistades. Lo bueno de no compartir tantos puntos en común con las conexiones débiles es que sirven de puente a círculos de amistades a los que no se tiene acceso de otra forma. Estos puentes son los que nos pueden aportar nueva información o dar acceso a sitios (o puestos de trabajo) a los que no tendríamos acceso de otro modo. Aunque el primer impulso es pedir ayuda a nuestras amistades más intimas en algunas ocasiones puede no ser la mejor opción.

Las conexiones fuertes tienen también sus ventajas. La información fluye más rápidamente, tienden a ser fuentes más creíbles y van a influenciar mucho más en las decisiones. Para favorecer la entropía tenemos que hacer uso de las conexiones débiles ya que nos aportan nuevos conocimientos e ideas a los cuales no teníamos acceso anteriormente.

Bonus: Para los que queráis leer la publicación entera en inglés http://www.cs.kent.ac.uk/people/staff/saf/share/great-missenden/reference-papers/Weak%20Ties.pdf

Cuando la velocidad lo es todo, no puedes esperar a tener toda la información

“Si todo parece bajo control, no estás yendo suficientemente rápido”

― Mario Andretti

En el mundo actual, dónde la tecnología avanza a un ritmo de vértigo no siempre podemos esperar a recopilar todos los datos. La velocidad determina los que viven y los que mueren, de aquí el modelo Lean Startup y las metodologías de desarrollo ágiles.

John Boyd desarrolló el concepto de bucle OODA, el cual argumenta que las decisiones son tomadas en cuatro pasos:

  1. Observar: Es la etapa dónde se recogen los datos.
  2. Orientación: Se modela la información basándose en heurísticas, cultura y experiencias pasadas.
  3. Decidir: Basándonos en la información y la orientación decidimos que acto es el más adecuado llevar a cabo para alcanzar nuestro objetivo.
  4. Actuar: Finalmente llevamos la decisión acabo.

Lo que hace al ganador vences no es la velocidad máxima total, sino la capacidad para iterar con más rapidez. La capacidad de iterar con mas frecuencia es lo que nos permite adaptarnos con mayor velocidad al entorno.

La información tiene que ser actual, como más tiempo pase menos veraz será. Por lo que si recopilamos mucha información tardaremos bastante más porqué el hecho de recopilar la información nos requerirá más tiempo y tardaremos más en procesarla. Para reducir la información necesaria tendremos que reducir la incertidumbre reduciendo el número de variables de las que tengamos que estar seguros, aquí ya es dónde entra vuestro trabajo 😉

Si queréis ampliar la información aquí podéis encontrar el post de inspiración.

Lo que pasó con la guerra de los mundos de Orwell, podría volver a pasar

Como lo comento en el título lo que sucedió el 30 de Octubre de hace ya 75 en la radio podría volver a pasar. Por aquel entonces la gente no tenia mucha información ni la posibilidad de acceder a ella a tiempo real. Por lo que leyendo el libro del joven Orwell, la gente se pensó que era real y desató el caos.

Ahora muchas cosas han cambiado, apenas escuchamos la radio y tenemos “mogollones” de bites de información a nuestra disposición. Pero esto no nos impide que volvamos a caer en el mismo problema pero la versión moderna.

Ahora cualquier “chorrada” que podamos escribir en las redes sociales habrá quienes se lo puedan creer y acabe siendo un viral.

La gente sigue sin buscar fuentes fiables y comparar los datos antes de recompartirlos por lo que acabamos viendo noticias como esta.

PD: Sorry por este post cortito pero esta semana ha sido bastante intensa (aprendiendo python y programando un algoritmo de machine learning)

Posibles problemas del Big Data

No todo es maravilloso en el Big Data, también tiene algunos inconvenientes que es necesario saber para no caer en errores.

Correlación: Que algo suceda no quiere decir que tenga una correlación que nos afecte. Por ejemplo que la gente que viene a trabajar los lunes esté más cansada y que los lunes tengamos más trabajadores que vienen en bus no quiere decir que al venir en bus se cansen más. Puede ser que su fin de semana fuera agotador.

Ahora ya no se pueden trazar estadísticas desde el despacho de la oficina, se tiene que hacer experimentos en el mundo real y comprobar que las hipótesis con sus conclusiones son ciertas.

No todas las organizaciones (incluida la administración) son capaces o tienen ganas de adaptarse.

Comprender los resultados: Prácticamente cualquier ordenador ahora te puede calcular grandes cantidades de datos, pero detrás de los resultados tiene que haber una conclusión. Los números por si solos son estériles, tiene que haber una parte humana para interpretar los resultados correctamente y sacar las conclusiones acertadas.

Problemas de base: Todos los datos están en un mismo sitio? Los poseedores de estos son las mismas personas? Puede pasar que en una empresa los datos estén repartidos entre los diferentes departamentos y almacenados de distintas formas. Esto requeriría una colaboración distinta entre los distintos departamentos de la misma empresa.

Pero no sólo esto, sino que también puede pasar que la empresa no sea la propietaria de los datos y consecuentemente no los puedas usar en según que circunstancias o necesites permisos.

Problemas de identificación: Esta es la incapacidad de identificación de los datos. Pongo un ejemplo más aclarador. Si lo que transmite datos es una tarjeta SIM como sabemos si es hombre o mujer, su edad… Los datos son de más utilidad si están ligados con las personas.

Problemas de privacidad: cada vez más los clientes quieren tener más control sobre sus datos y en que forma se usan, por lo que normalmente tienen que autorizar un permiso expreso para que sus datos se usen. A parte de esto la ley de cada país dictamina como se tienen que tratar estos datos, y en ocasiones como España, esta ley es muy dura. Todo esto puede terminar como 1984 de George Orwell.

Información desactualizada: Algunas veces nos entestamos en guardar datos. Esto es bueno para hacer predicciones, pero no por eso tenemos que dejar de adquirir nueva información. Basar decisiones en datos desactualizados no es muy sabio. Siempre es mejor tener información actualizada, forzando un poco más la situación podemos encontrar el ejemplo de que un cliente se ha mudado y la residencia que tenemos ya no es válida.

Incapacidad de tratamiento de la información en tiempo real: Algunas veces no vamos a necesitar los datos de inmediato, pero otras veces si que necesitamos saber los resultados progresivos para actuar al respeto. Por ejemplo, de que sirve tener los niveles de existencias si sólo se calculan una vez por semana? Si los tienes actualizados posiblemente no tengas problemas de aprovisionamiento. Sé que es un ejemplo infrecuente raro pero sirve.

 No todos los datos son información: hay infinidad de motivos por los cuales el 100% de nuestros datos no aportan información. Como por ejemplo duplicidad de datos P.ej. Retweets manuales (o la misma info en diferentes redes sociales), backups, etc.

Problemas de relevancia: No toda la información tiene la misma importancia. Hay ruido en Internet, pero además para lo que algunos puede ser ruido para otros puede ser música. Seguro que los diarios Chinos son importantes para los Chinos, pero para mi no me aportarían demasiado a menos que viviera allí.

Como veis no todo son ventajas, aunque a mi parecer vale la pena intentarlo. El futuro está en la optimización de los recursos y en esto se basa el Big Data.

Infoxicación, el nuevo mal del siglo XXI

Hace unos años prácticamente solo sabíamos lo que pasaba en nuestro pueblo y alrededores, ahora podemos saber todo lo que pasa en el mundo entero. La televisión, redes sociales, radio, webs… nos aportan una enorme cantidad de información que no podemos asimilar. Nuestra capacidad de profundización y concentración se merma día tras día. Estamos saturados de información que nos impide encontrar la importante frente a la que no nos aporta nada.
Quizás en esta época moderna ya no se pueden ocultar hechos, pero se pueden camuflar con tonas de información irrelevante.
Lo más probables es que la alud de datos nos merme la capacidad de concentración y focalización en lo que estamos haciendo. Sin ir mas lejos mientras escribía esto e iba pensando que poner, se me han ido acudiendo otras cosas que tenía que hacer, si mandar un email a uno, buscar información sobre un tema…
Algunos expertos han podido comprobar que cada vez más niños les cuesta más centrarse en las tareas que están realizando. Pero lo cierto es que creo que aunque nos cueste más podemos escoger entre una mayor diversidad de ocio y trabajo que realizar.
Los chicos de hoy viven en una sociedad donde se genera más contenido digital en un año que escrito en la historia de la humanidad.
Los adultos dan por seguro que sin redes sociales los niños leerían infinidad de libros, pero no creo que sea así, harían lo mismo que hacen frente al ordenador, charlar y jugar con otras personas. Harían lo que se ha hecho toda la vida, salir a la calle y pasar el tiempo charlando y jugando con sus compañeros.
Nunca podremos leer, ver y escuchar todos los contenidos de internet, pero si que lo haremos con los que nos parezcan interesantes. No por exceso de información dejaremos de buscar e informarnos. Los grandes buscadores de internet nos facilitan poder encontrar lo que estamos buscando y gracias a la cantidad de información que hay seguramente encontraremos una solución adecuada a nuestras dudas.
Lo que está claro es que la sobreinformación ha venido para quedarse, y no podemos pretender volver al pasado.