Archivo de la etiqueta: felicidad

Se puede ser hippy y trabajar

Este julio hice un interrail con algunos de mis compañeros de universidad. Fueron unos días muy intensos, en los que aprendimos muchas cosas distintas, vivimos experiencias únicas, visitamos lugares en los que nunca antes habíamos estado y nos conocimos mejor. Las noches fueron largas y las reflexiones profundas, hubo momentos de reflexión y momentos para actuar y saltar a la piscina sin mirar.

Lo que quería comentar en este post es como se puede tener un estilo de vida hippy en la sociedad actual, todo visto des de la experiencia propia.

Este concepto de “neo-hippys” nos los encontramos en Budapest (ciudad muy bonita por cierto). Escogimos este hostal porque era el que mejor calidad-precio tenía y cumplía con nuestros requisitos mínimos. Allí nos encontramos con fauna diversa.

Era un hostal party-oriented, es decir cada día había fiesta algunos días podías escoger! 😀 Estaba claro que era un hostal para jóvenes. El hombre era “hi-5” consecuentemente todas las paredes estaban pintadas de manos con dedicatorias de anteriores huéspedes. Había wifi en todas partes y las llaves funcionaban con RFID.

El que era el jefe debía tener como mucho unos 35 años y vivía en el hostal. Los demás huéspedes no llegaban a esa edad.

Había un billar, futbolín, dardos, Xbox y una tele plana enorme junto a un ordenador con muchas películas nuevas. En la recepción había una pizarra en la que se escribía el planning para cada día, para el que quisiera formar parte de alguna de las actividades.

El hostal era barato pero no se notaba que apuraran dinero. Es más las camas las habían “tuneado” y puesto “cortinas” para que la gente tuviera un poco de intimidad. O en las taquillas había enchufe dentro, para poder dejar el móvil cargando. Se notaba que el jefe había estado en otros hostales y sabía como iba el tema.

Los que se querían quedar y pasar largas temporadas gratis tenían la opción de trabajar gratis y tener una cama en el cuarto de los trabajadores junto al jefe. Además tenían comida gratis (no era super comida, pero era comida). El trabajo no era para nada explotador, siendo bastantes los que escogieron esta opción, lo único que debían hacer era limpiar, poner lavadoras, atender en recepción o guardar la ropa de la cama. Siendo tantos podían trabajar días salteados.

El hostal se mantenía de los que si que pagaban por pocos días, y los que animaban el ambiente y hacían el trabajo se ganaban una cama. Como ya he comentado cada noche había un tour por la ciudad para “visitar” distintos bares.

No es una mala vida cuando eres joven, trabajas 10-20 horas a la semana, conoces mogollón de gente nueva cada semana aprendes idiomas y otras cosas. Escuchas historias y vivencias, te lo pasas bien y quizás hagas amigos para toda una vida.

Lo que me gustaría destacar de este hostal, es que cuando el dinero no es una prioridad se pueden montar castillos.

Resumen y reseña del libro “El monje que vendió su Ferrari” de Robin S. Sharma

Hacia ya tiempo que amigos me “presionaban” para que leyera el libro del monje que se vendió su Ferrari. Pero no eran solo ellos si no que además lo encontré recomendado en algunas webs así que finalmente decidí leérmelo.

Resumen:

El argumento principal consta de dos protagonistas, ambos abogados, el joven y el mayor. El veterano un día le da un ataque al corazón y decide dejarlo todo e ir a la India a reencontrarse. Al cabo de 3 años vuelve y va a visitar al “joven”.

En este punto es cuando verdaderamente empieza la trama importante. El viejo abogado vuelve transformado en monje budista y le explica al joven abogado todo lo que ha aprendido durante su ausencia.

Todo la conversación gira entorno sus principales enseñanzas como el sentido de la vida y la filosofía, que a su vez incluyen consejos y técnicas de meditación. Algunas de las enseñanzas que le transmite son que la calidad de la vida se basa en la calidad de los pensamientos, para ser feliz uno tiene que marcarse objetivos y que la felicidad está en el camino y no en el destino.

Conceptos que me han parecido interesantes:

  • Las personas tienen tres tipos de objetivos.
    1. Financieros
    2. Sociales
    3. Espirituales
  • Para conseguir los objetivos:
    • Imagen mental, visualiza lo que quieres conseguir.
    • Busca presión positiva, por ejemplo comentarlo a amigos y familiares por que si no lo consigues “quedarás mal”.
    • Ponerlo en papel, parece ser que si escribes algo tu cerebro se lo cree más.
    • Determina un plazo máximo para evaluar si has cumplido o con con las metas.

Citas que me han gustado:

  • Obra como si el fracaso fuera imposible y tendrás el éxito asegurado.
  • Si no sabes dónde vas, ¿como sabrás si has llegado?
  • Eres más que la suma de tus actuales circunstáncialas.

Mi valoración:

Al libro “El monje que vendió su Ferrari” le doy un 9 sobre 10 por los siguientes motivos:

  • Vivimos en una sociedad que es idéntica a la descrita en el libro.
  • La situación que lleva al protagonista a vender su Ferrari podría ser la de cualquier persona.
  • La historia principal del libro se lee de forma muy rápida y amena.
  • Apenas hay trozos que se hagan aburridos.
  • Toda parte teórica va acompañada de una narración que nos explica como llevarlo a cabo.
  • Se hacen bastante uso de las fábulas aligerando así la lectura.
  • No hay una sola página de más, quizás el final es algo abrupto pero mejor esto que alargarlo innecesariamente.
  • Da los consejos básicos y simples para “empezar a ser feliz”.
  • Para las personas más adentradas ya en el tema también ofrece algún que otro consejo.
  • Motiva a empezar a trabajar el tema de la felicidad desde el mismo punto de vista.

Se podría decir que es un libro que recomiendo a todo el mundo exceptuando a las personas declaradas contrarias a este estilo de vida y aun así pediría que le dieran una oportunidad. Si te lo has leído nunca viene mal una re-lectura, y si por el contrario te has entretenido con otros libros este puede ser el siguiente.