Archivo de la etiqueta: associaciones

Mejora tu memoria V: No olvides nombre de personas ni sus caras

Este post ya es el último de la saga. Espero que os sirva y os haya gustado todo esto. Es la acumulación de todos los anteriores, es el “final boss”.

Para empezar esto no es mágico y evidentemente no recuerdas para siempre, simplemente sirve para recordar más fácilmente. Si no vas a ver alguien en años quizás no merezca la pena que lo intentes. Pero nunca se sabe, siempre puedes sorprender a la gente acordándote de ellos. Un buen consejo sería que intentases recordar todos los nombres de la gente con la que interactúes ya que si te los encuentras y te acuerdas de su nombre los vas a hacer felices. Pero aunque no los vuelvas a ver lo que harás será ejercitar tu cerebro, así que esto tampoco es malo del todo.

Para empezar, sé consciente! Esto nos lo va a facilitar todo. Cuando te digan el nombre procura oírlo bien (que muchas veces no lo entendemos pero pasamos de ello). Cuando lo hayas oído procura pronunciarlo, si no lo dices correctamente la persona te corregirá.

Una vez hecho esto tenemos que hacer como si fueran palabras de lenguas extranjeras (el link te dará más información) lo que tienes que hacer es descomponer el nombre en palabras que si tengan significado entre si. Luego unirlas mediante asociaciones para reforzar el nombre completo, aunque no es un paso imprescindible.

Procura usar siempre las mismas palabras para el mismo nombre o quizás a la larga te ocasione problemas.

Ahora toca no olvidar de quien era el nombre. Para esto tenemos que fijarnos en su cara y buscar un rasgo distintivo de esta persona. Los ojos, nariz, labios, frente… cualquier cosa. Normalmente la primera impresión es la buena. No nos podemos pasar media hora mirándole el rostro, por lo que procura ser discreto y rápido.

Una vez identificado su rasgo distintivo lo que tenemos que hacer es “ver caer” los objetos en los que hemos convertido su nombre por su rasgo distintivo de ese rasgo. De este modo cada vez que lo veamos veremos esos objetos y recordaremos su nombre. Esto es todo por hoy.

Pero antes de terminar una pregunta, que preferís posts como los que vengo llevando escribiendo últimamente (mejorar como persona) o los queréis más dispersos o que?

Mejora tu memoria II: Recuerda números

En este post veremos una forma curiosa de recordar números, y eso de decir: “No, es que yo soy de letras” ya no os servirá.

La forma de recordar números es asociarlos con un sonido.

Aquí la tabla de relaciones (y algunos consejillos para recordar las asociaciones):

0 → z (zero empieza por z)

1 → t (la t parece un 1)

2 → n (la n tiene 2 “piernas”)

3 → m (la m tiene 3 “piernas”)

4 → r (en inglés four la r es la última letra de la palabra)

5 → l (el número 50 en números romanos es L)

6 → g (con algo de imaginación se pueden parecer la g i el 6)

7 → k (con algo de imaginación y girando la k se parece a un 7)

8 → f (una f del derecho y otra del revés “forman” un 8)

9 → p (una p del revés es un 9)

Avanzando un poco el tema, podemos pensar en palabras que usen estos sonidos.

Por ejemplo “bota” tiene solo la t por lo que representaría el número 1. Piso representaría el número 9 ya que la s no se pronuncia como la z y por lo tanto quedaría sólo la p.

Pero ¿y si queremos pensar en números más grandes? Pues fácil piensa palabras que contengan esos sonidos. Como por ejemplo raíz R = 4, Z = 0 => 40. O palabras aún más largas como zoquete (teniendo en cuenta que la q suena igual que la k por lo que vale como un 7) de esta palabra obtendríamos el número 071, si estuviéramos en clase de matemáticas tendríamos el 71 pero si pensamos que es un numero de teléfono tenemos los 3.

Podríamos seguir así con todos los números pero eso ya os lo dejo a vosotros. De todos modos tened en cuenta que si siempre usáis las mismas palabras para los mismos números conseguiréis memorizarlos y os será más fácil y rápido cada vez.

Sabiendo esto si usáis el método de asociaciones estas palabras-números conseguiréis recordar una gran cantidad de cifras superando los 9 dígitos estándar que cualquiera podría memorizar.

Mejora tu memoria I: Sé consciente y haz asociaciones

Vamos a empezar una serie de posts los cuales voy a publicar diferentes hacks para mejorar la memoria. Todos estos consejos lo he sacado del libro How to develop a super power memory y he comprobado que realmente funcionan y no como lo que decían que hicieses en el “cole”. Ahora pensareis: ya se me ha pasado el tiempo de estudiar, tengo mala memoria y todo eso. Pero nada más lejos de la realidad! Creéis que Einstein hubiera formulado sus numerosas teorías si no hubiera recordado la física más elemental? Además como ya veréis en posts posteriores, también es aplicable a otros aspectos de la vida cotidiana. Así que dadme un voto de confianza y leed esto 😉

El principio básico de la memoria es que no se puede recordad si nunca se ha sabido o no se ha sido consciente. Me explico, ¿cuantos peldaños tienen las escaleras de tu casa? No lo recuerdas? Será que no los has subido nunca o que nunca has reparado en ello. Ok Vamos a algo más fácil, ¿que tienes sobre la mesa ahora mismo? Te has dejado algo? Pues es normal, el primer paso para recordar las cosas es haberlas memorizado antes. La memoria nunca olvida, lo que pasa es que o no prestamos atención por lo que nunca llegamos a saberlo o que se olvidan los enlaces para acceder a una determinada dirección de memoria en nuestro cerebro dónde está almacenada dicha información. Tenemos que prestar atención.

Ahora que ya sabemos que tenemos que prestar atención a lo que queremos recordar vamos al segundo paso. ESTO ES MUY IMPORTANTE y es la base de lo que aprenderás con posterioridad, así que PRESTA ATENCIÓN.

Para recordar una lista de objetos o cualquier cosa tenemos que relacionarlos entre ellos. La memoria se basa en un sin fin de relaciones. Ahora viene el “hack” también conocido como truco. Para hacer estas relaciones tenemos que visualizar los dos objetos y relacionarlos de una forma ridícula. Cuando hablo de visualizar me refiero a verlos mentalmente y de forma ridícula puede ser de los siguientes modos:

  • Exageración: Algo extremadamente desproporcionado. Por lo que si tienes que recordar un pez puedes visualizarlo de tu tamaño.
  • Sustitución: Por ejemplo si tienes que asociar cigarro con clavo puedes hacerlo visualizando que te estas fumando un clavo. También puede ser un pez durmiendo en una cama.

Estos son los que me creo que son más esenciales ya que los demás me parecen una variación de estos.

Puestos a explicar os digo que a mi lo que me funciona es juntarlo todo. Objeto encima objeto sin que se caiga nada (mentalmente por supuesto). No me preguntéis porque, lo primero que os venga a la cabeza es lo mejor, vuestro subconsciente lo sabe 😉

 Ahora aplicando los trucos anteriores probad cuantas de estas palabras recordáis (hacedlo concentrados):

Alfombra, botella, papel, ventana, cama, pez, silla, portátil, teléfono, clavo, cigarrillo, televisor, plato, donut, coche, café, boli, micrófono, gafas y reloj.

Es un total de 20 objetos, en la primera lectura yo recordé 15 (soy estudiante y tal) y en la segunda me los aprendí todos. Estos son prácticamente los mismos que hay en el libro.

Espero haberme explicado bien, si necesitáis más ejemplos me dejáis un comentario y escribo algunos ejemplos más.