Archivos de la categoría Hacks personales

Duchas de agua fría

Últimamente en internet está habiendo una especie de boom a favor de las duchas de agua fría. Así es. Agua. Fría… Un servidor se apuntó al movimiento para probar. Así que voy a dejaros una lista de los presuntos beneficios de ducharse con agua fría seguido de mi experiencia personal.

Las duchas de agua fría no es algo que venga de nuevo. En algunas sociedades, como los espartanos, las duchas de agua caliente no eran algo común. Los espartanos consideraban las duchas calientes para personas débiles. En otras sociedades, como la finlandesa, hay la costumbre de sudar la gota gorda en una sauna y seguidamente saltar en el agua del lago helado. Estos rituales se hacen bajo algunas premisas. Las premisas de mejorar la vida de las personas que los practiquen. Algunos de los beneficios son los siguientes.

Los beneficios se podrían separar en dos grupos. En un grupo podemos poner los beneficios a nivel fisiológico y otros a nivel mental/espiritual. A nivel fisiológico mejora tu piel y pelo, estimula la pérdida de peso, la circulación y el sistema inmune. También ayuda a incrementar la testosterona y la fertilidad. Para los más deportistas os interesará saber que además reduce inflamaciones y ayuda a la recuperación del musculo. A nivel mental incrementa la fuerza de voluntad, la resistencia emocional y el estado de alerta. Para los que tengáis mucho trabajado ayuda con el estrés y la depresión.

Ahora mi experiencia personal. Se hace más fácil con la práctica. Las primeras cuatro o cinco veces me costó meterme. Incluso me duché un par de veces con agua caliente queriendo hacer el cambio pero echándome para atrás en el último momento. La clave es decidir que uno se mete si o si sin muchas dilaciones. Como truco recomiendo ducharse normal y luego escoger pasar X segundos bajo el agua fría. Al principio estaba quieto pero más adelante ya me movía e iba cambiando de posiciones. Punto a favor si el aire del cuarto de baño no es frío. Si no no se hace muy agradable salir de la ducha frío para pasar un frío prolongado. A modo de curiosidad las primeras veces cuando el agua me caía por encima me salia una risilla tonta. No preguntes por que, no tiene explicación para mi. Supongo que me reía de la ironía del momento.

Minimalismo pragmático

Se está acercando el día en que me cambiaré de país por segunda vez. Para poneros un poco en antecedentes vine a Múnich a terminar la carrera de informática y me quedé para sacarme el máster en la TUM. Durante este tiempo he trabajado y estudiado en la ciudad pero des de hace ya un tiempo el informático que hay dentro de mí quería ir una temporada a USA. Así que finalmente conseguí una visa de un año para escribir mi trabajo de final de máster en Boston.

Este viaje me obliga a considerar cuales de mis pertinencias son necesarias y cuales no. En cierto modo es una tarea complicada porque a ninguno de nosotros nos gusta tirar ropa ni otros artículos. Para poner un poco de orden y ayudarme con la mudanza me recomendaron un libro. El libro es “la magia del orden” de Marie Kondo. Éste libro se tiene que coger con una pizca de sal pero ofrece unas buenas ideas sobre como organizarlo todo en tu casa.

La idea más importante del libro consiste en conservar los objetos que te produzcan felicidad. Es decir tienes que ir a por tus pertenencias, una por una y cogerlas (aparentemente es un detalle importante) para decidir si te dan felicidad o no. Si no te dan felicidad las tienes que tirar.

Otro concepto casi igual de importante es que la organización es un factor decisivo. Cada objeto pertenece en una categoría y cada categoría de objetos solo pueden estar en un sitio. No puedes tenerlos distribuidos por la casa. Además hace hincapié en que el exceso de organización es igual de malo que la falta de ella.

El último punto con el que coincido plenamente es tirar todos los papeles. Ciertamente guardamos facturas, apuntes, manuales de aparatos, etc. Que los metemos en un cajón y luego ya nunca más revisamos. Para esto lo que propone es simplemente tirarlo todo y conservar lo que realmente es imprescindible como garantías, contratos y seguros en una simple carpeta. No hace falta separarlos.

Siguiendo estos consejos deseché ropa (la di a ONGs), reciclé todos los papers y apuntes que tenía e incluso tiré golosinas que tenia por el escritorio des de hacía bastantes meses. De este modo mi escritorio y armario siguen estando llenos pero me da la sensación que no es un caos como antes. Creo que me ha dejado la consciencia más tranquila y quizás con un poco de suerte puedo llevarme todas mis pertenencias hacia USA de un solo viaje.

Los “how to” de mi dieta de información

Des de siempre he tenido sed de información. He pasado muchas hora leyendo libros y navegando por internet. Me atrevería a decir que ha sido en cierto modo una bendición. Me ha ayudado a ser más “open-minded” y tener un conocimiento más amplio sobre muchas temáticas distintas. Pero me da la sensación que últimamente se está convirtiendo en una maldición.

Por “culpa” de Carl Newport hace ya algún tiempo que le estoy dando vueltas a la cantidad de información que consumo por internet. La información que consumo es principalmente escrita pero también consumo algunos poadcasts y vlogs. Aunque intento concentrarme solo en piezas de contenido relevantes, el problema sigue siendo que hay mucho contenido flotando por las redes. El tiempo del que dispongo como ser humano son 86.400 segundos al día (como todos) y esto como todos sabemos es un bien limitado y escaso.

Des de hace ya un tiempo estoy acogiendo el minimalismo como el mejor estilo de vida del siglo XXI. En una sociedad dónde lo podemos tener todo tenemos que auto imponernos límites. El minimalismo fue originado para dar un poco de freno en la sociedad consumista que hemos creado pero pienso que también se tiene que aplicar a todos los aspectos de la vida (información, amistades, hobbies y evidentemente posesiones).

Para descargar mi cerebro de estímulos he decidido tomar un plan de acción al respeto. Las acciones que he tomado tienen el objetivo de reducir en input que tengo y superar un poco el FOMO (fear of missing out o miedo a perdértelo). Para conseguir una dieta más limpia he tomado los siguientes pasos:

  • Limpié todas las listas de tareas pendientes, artículos por leer, poadcasts por escuchar y vídeos para ver. Lo hice viéndolos en la mitad de los casos y la otra mitad eliminados sin piedad.
  • Cada vez que recibo una newsletter que no me gusta me doy de baja sin miedo a perderme futuras buenos emails. En algunos casos ya hacía tiempo que no la leía pero la conservaba por el “y si…”.
  • En mis RSS, twitter y otras redes sociales he hecho unfollow de blogs y cuentas que ya no me aportaban información útil. Ya sea porque mis intereses han cambiado, porqué he encontrado un substituto de más alta calidad o simplemente porque no llegaban al baremo mínimo de estándares de calidad.
  • De mi móvil he eliminado todas las apps que no usaba des de hacía más de un par de semanas.
  • De la lista de series que sigo he eliminado todas las que miraba por rutina más que por disfrute personal.

Pero no se va a quedar siempre limpio y ordenado si lo organizo solo una vez. Se tienen que crear mecanismos para evitar caer en los mismos problemas una y otra vez. Para mantener mi espacio digital más organizado y limpio estoy y voy a seguir usando los siguientes pasos:

  • Cada pieza de contenido que haya sido consumida será eliminada previniendo acumulaciones de “y si lo necesito más adelante”. El futuro siempre es incierto y en caso de necesidad se puede volver a buscar la información.
  • Al final de cada semana cualquier pieza de contenido que no haya sido consumido también será eliminada evitando que se acumulen listas de artículos por leer.
    Los emails y las tareas que requieran una acción por mi parte lo haré en el momento evitando dejarlos en “para luego”.
  • Referente a las redes sociales voy a seguir un horario estricto. Solo las voy a mirar un par o tres de veces al día y de forma muy rápida. En el caso de Facebook solo lo voy a usar a modo de networking por lo que voy a subir el mínimo posible de contenido no voy a dar likes a las publicaciones de la gente y solo voy a usar el chat. En el caso de twitter simplemente voy a pasar 10-15 minutos cada vez leyendo lo que me parecía interesante al momento sin guardar artículos para más tarde.
  • Para seguir manteniendo un input mínimo solo voy a añadir lo que me parezca increíble y voy a eliminar todo lo que me parezca que ya no me aporta nada nuevo. Pero además voy a remover las notificaciones para evitar una actitud reactiva a los eventos.
  • No empezar ninguna serie nueva que no sea increíblemente buena y si alguna en algún momento se me empieza a hacer pesada simplemente dejar de verla.

Esto no creo que sea la solución definitiva pero creo que si que es un buen comienzo. Además siendo sinceros siempre me quedará la sensación de que me voy a perder algo pero lo que me aportará será más tiempo para dedicarme a tareas más productivas. Porque al final “get things done” es lo que importa.

Como mover ficheros del servidor a mi ordenador y viceversa usando la consola

Como ya comenté en mi anterior post conseguí un server y uno de los problemas que tuve fue mover ficheros de un lado para otro (del servidor a mi ordenador loca y al revés). Buscaba algo que pudiera usarse a través de la consola sin tener que usar otros programas (i.e. FTP, esciptorios remotos, etc.). Finalmente encontré una solución curiosa pero muy buena. Se trata de usar sshfs.

Si no lo tienes instalado (probablemente no)

sudo apt-get install sshfs

Ahora crea un directorio en tu maquina local dónde quieras enlazar el el directorio del servidor. Para enlazar los dos directorios usa el siguiente comando:

sshfs user@server.com:/remote/dir /home/user/test

Con el enlace montado puedes usar tu GUI local o lo que quieras para mover los archivos que desees. Una vez hayas terminado usa el siguiente comando para terminar el enlace.

fusermount -u /home/youruser/remotecomp

(si no te acuerdas del directorio que usaste, pulsando tab puedes ver los que tienes abiertos)

Bonus: Idea original junto con otras ideas para conseguir tal meta.

Mejora tu memoria V: No olvides nombre de personas ni sus caras

Este post ya es el último de la saga. Espero que os sirva y os haya gustado todo esto. Es la acumulación de todos los anteriores, es el “final boss”.

Para empezar esto no es mágico y evidentemente no recuerdas para siempre, simplemente sirve para recordar más fácilmente. Si no vas a ver alguien en años quizás no merezca la pena que lo intentes. Pero nunca se sabe, siempre puedes sorprender a la gente acordándote de ellos. Un buen consejo sería que intentases recordar todos los nombres de la gente con la que interactúes ya que si te los encuentras y te acuerdas de su nombre los vas a hacer felices. Pero aunque no los vuelvas a ver lo que harás será ejercitar tu cerebro, así que esto tampoco es malo del todo.

Para empezar, sé consciente! Esto nos lo va a facilitar todo. Cuando te digan el nombre procura oírlo bien (que muchas veces no lo entendemos pero pasamos de ello). Cuando lo hayas oído procura pronunciarlo, si no lo dices correctamente la persona te corregirá.

Una vez hecho esto tenemos que hacer como si fueran palabras de lenguas extranjeras (el link te dará más información) lo que tienes que hacer es descomponer el nombre en palabras que si tengan significado entre si. Luego unirlas mediante asociaciones para reforzar el nombre completo, aunque no es un paso imprescindible.

Procura usar siempre las mismas palabras para el mismo nombre o quizás a la larga te ocasione problemas.

Ahora toca no olvidar de quien era el nombre. Para esto tenemos que fijarnos en su cara y buscar un rasgo distintivo de esta persona. Los ojos, nariz, labios, frente… cualquier cosa. Normalmente la primera impresión es la buena. No nos podemos pasar media hora mirándole el rostro, por lo que procura ser discreto y rápido.

Una vez identificado su rasgo distintivo lo que tenemos que hacer es “ver caer” los objetos en los que hemos convertido su nombre por su rasgo distintivo de ese rasgo. De este modo cada vez que lo veamos veremos esos objetos y recordaremos su nombre. Esto es todo por hoy.

Pero antes de terminar una pregunta, que preferís posts como los que vengo llevando escribiendo últimamente (mejorar como persona) o los queréis más dispersos o que?

Mejora tu memoria IV: No te olvides ningún objeto

Este post sobre no olvidar dónde has puesto los objetos va a ser relativamente corto ya que se basa en dos principios muy básicos ya anteriormente comentados.

Lo primero que tienes que aprender a hacer es ser consciente cuando dejes las cosas. Es decir cuantas veces has cerrado la puerta de casa sin pensar y luego ya a media escalera has pensado la he cerrado? O con el coche?

Para eso lo primero que tienes que hacer es ser consciente de tus actos. Puede parecer tarea simple pero realmente no lo es. Tienes que lograr que tu cerebro sea consciente de tus actos o por lo menos los que quieras recordar, pero de forma inconsciente.

Una vez conseguido lo anterior tenemos que realizar asociaciones con los objetos próximos. Así cuando busquemos el lápiz sepamos que está al lado de X porque hemos hecho una asociación/link.

Pero cuando nos tengamos que llevar algo de casa? Yo lo que hago es principalmente dejarlo junto a algo que me lleve como las llaves, la cartera y el móvil. Pero lo que recomienda el libro es asociar lo que tengamos que llevarnos con lo último que vemos antes de salir de casa y así no se nos olvida nada.

Este ha sido algo más corto que los demás pero es que el tema no da más de si.

Mejora tu memoria III: Aprende vocabulario de una lengua extranjera

Siguiendo con la tónica de hackear nuestra propia mente para mejorar la memoria y el aprendizaje hoy toca ver un método para aprender vocabulario de una lengua extranjera. Si todos nos tenemos que pirar a Alemania esto nos va a ayudar.

Este “hack” se trata de descomponer las palabras de la lengua extranjera en palabras de la lengua que nos sintamos más cómodos y comprendamos.

Con estas palabras creamos asociaciones entre ellas y con el significado de la palabra original. Estas asociaciones las podemos hacer con el método que vimos en el primer post de esta “saga”. Evidentemente no tienen porqué ser idénticas 100% pero como más se parezcan mejor, menos uso de la “memoria real” vamos usar. Se entiende memoria real como la que almacena las cosas aunque no podamos recordarlas.

Como ya hemos hablado del alemán voy a poner algunos ejemplos en alemán y otros como si fuéramos ingleses y aprendiéramos español. Estos últimos son los que se exponen en el libro.

Sprechen => podría parecerse a “exprés” ya sé que es mucha imaginación pero cada cual le sonará a algo distinto. Y sprechen quiere decir hablar. Por lo que podríamos ver un tren (por lo menos a mi me recuerda un tren exprés) en los que sus vagones sean letras.

Mindestens => podria ser “mint” + “es” + “tens(o)” esta vez podemos ver que lo hemos descompuesto en 3 palabras. Podemos hacer una asociación de un árbol de eucalipto, con una cara tensa. Mindestens quiere decir “por lo menos” por lo que nos podríamos imaginar el árbol tenso rodeado de otros señalarlo. Esto es algo muy personal y cada cual va a tener su propia imagen.

En el libro se ponía el ejemplo de “pájaro” y decía que se parecía a “park car”. Por lo que se imaginaba un coche en un aparcamiento con muchos pájaros dentro.

Como podéis ver esto depende completamente de cada persona.

Mejora tu memoria II: Recuerda números

En este post veremos una forma curiosa de recordar números, y eso de decir: “No, es que yo soy de letras” ya no os servirá.

La forma de recordar números es asociarlos con un sonido.

Aquí la tabla de relaciones (y algunos consejillos para recordar las asociaciones):

0 → z (zero empieza por z)

1 → t (la t parece un 1)

2 → n (la n tiene 2 “piernas”)

3 → m (la m tiene 3 “piernas”)

4 → r (en inglés four la r es la última letra de la palabra)

5 → l (el número 50 en números romanos es L)

6 → g (con algo de imaginación se pueden parecer la g i el 6)

7 → k (con algo de imaginación y girando la k se parece a un 7)

8 → f (una f del derecho y otra del revés “forman” un 8)

9 → p (una p del revés es un 9)

Avanzando un poco el tema, podemos pensar en palabras que usen estos sonidos.

Por ejemplo “bota” tiene solo la t por lo que representaría el número 1. Piso representaría el número 9 ya que la s no se pronuncia como la z y por lo tanto quedaría sólo la p.

Pero ¿y si queremos pensar en números más grandes? Pues fácil piensa palabras que contengan esos sonidos. Como por ejemplo raíz R = 4, Z = 0 => 40. O palabras aún más largas como zoquete (teniendo en cuenta que la q suena igual que la k por lo que vale como un 7) de esta palabra obtendríamos el número 071, si estuviéramos en clase de matemáticas tendríamos el 71 pero si pensamos que es un numero de teléfono tenemos los 3.

Podríamos seguir así con todos los números pero eso ya os lo dejo a vosotros. De todos modos tened en cuenta que si siempre usáis las mismas palabras para los mismos números conseguiréis memorizarlos y os será más fácil y rápido cada vez.

Sabiendo esto si usáis el método de asociaciones estas palabras-números conseguiréis recordar una gran cantidad de cifras superando los 9 dígitos estándar que cualquiera podría memorizar.

Mejora tu memoria I: Sé consciente y haz asociaciones

Vamos a empezar una serie de posts los cuales voy a publicar diferentes hacks para mejorar la memoria. Todos estos consejos lo he sacado del libro How to develop a super power memory y he comprobado que realmente funcionan y no como lo que decían que hicieses en el “cole”. Ahora pensareis: ya se me ha pasado el tiempo de estudiar, tengo mala memoria y todo eso. Pero nada más lejos de la realidad! Creéis que Einstein hubiera formulado sus numerosas teorías si no hubiera recordado la física más elemental? Además como ya veréis en posts posteriores, también es aplicable a otros aspectos de la vida cotidiana. Así que dadme un voto de confianza y leed esto 😉

El principio básico de la memoria es que no se puede recordad si nunca se ha sabido o no se ha sido consciente. Me explico, ¿cuantos peldaños tienen las escaleras de tu casa? No lo recuerdas? Será que no los has subido nunca o que nunca has reparado en ello. Ok Vamos a algo más fácil, ¿que tienes sobre la mesa ahora mismo? Te has dejado algo? Pues es normal, el primer paso para recordar las cosas es haberlas memorizado antes. La memoria nunca olvida, lo que pasa es que o no prestamos atención por lo que nunca llegamos a saberlo o que se olvidan los enlaces para acceder a una determinada dirección de memoria en nuestro cerebro dónde está almacenada dicha información. Tenemos que prestar atención.

Ahora que ya sabemos que tenemos que prestar atención a lo que queremos recordar vamos al segundo paso. ESTO ES MUY IMPORTANTE y es la base de lo que aprenderás con posterioridad, así que PRESTA ATENCIÓN.

Para recordar una lista de objetos o cualquier cosa tenemos que relacionarlos entre ellos. La memoria se basa en un sin fin de relaciones. Ahora viene el “hack” también conocido como truco. Para hacer estas relaciones tenemos que visualizar los dos objetos y relacionarlos de una forma ridícula. Cuando hablo de visualizar me refiero a verlos mentalmente y de forma ridícula puede ser de los siguientes modos:

  • Exageración: Algo extremadamente desproporcionado. Por lo que si tienes que recordar un pez puedes visualizarlo de tu tamaño.
  • Sustitución: Por ejemplo si tienes que asociar cigarro con clavo puedes hacerlo visualizando que te estas fumando un clavo. También puede ser un pez durmiendo en una cama.

Estos son los que me creo que son más esenciales ya que los demás me parecen una variación de estos.

Puestos a explicar os digo que a mi lo que me funciona es juntarlo todo. Objeto encima objeto sin que se caiga nada (mentalmente por supuesto). No me preguntéis porque, lo primero que os venga a la cabeza es lo mejor, vuestro subconsciente lo sabe 😉

 Ahora aplicando los trucos anteriores probad cuantas de estas palabras recordáis (hacedlo concentrados):

Alfombra, botella, papel, ventana, cama, pez, silla, portátil, teléfono, clavo, cigarrillo, televisor, plato, donut, coche, café, boli, micrófono, gafas y reloj.

Es un total de 20 objetos, en la primera lectura yo recordé 15 (soy estudiante y tal) y en la segunda me los aprendí todos. Estos son prácticamente los mismos que hay en el libro.

Espero haberme explicado bien, si necesitáis más ejemplos me dejáis un comentario y escribo algunos ejemplos más.